Panegyrikon

Panegyrikon

Panegyrikon

Un panegyriko post-mental es un simple un discurso literario manipulado, coercitivo, tramposo generado por un orador anónimo dotado de una increíble imaginación. Mediante juegos de palabras, expresiones poéticas, comparaciones tendenciosas y musicalidad exuberante, quita al lector de su zona de confort para que los acontecimientos relatados generen una huella en su intelecto al menos por un rato.

Aproximación al concepto:

Hola ser vivo. Cuenta la leyenda, que el término panegyriko se usaba en el teatro clásico griego para designar un canto de alabanza o de triunfo al dios Apolo. En las obras griegas era muy común que hubiera un coro que amenizaba la trama con cantos y que además ayudaba a la audiencia entender mejor la trama de la historia.

El término panegyriko post-mental no se aleja de aquella antigua idea. Citando a Lord Hammilton, un panegyriko post-mental es un tipo de discurso de género epidíctico que consta de un exordio interminable a modo de advertencia, una demostración insoslayable de las virtudes de ciertos personajes que abundan en la historia y un epílogo nada resolutivo, (interminable también). Lo único que se desprende de este discurso son preguntas.

El panegyriko post-mental tiene como eje central la exaltación de las virtudes en forma de alabanza de uno o varios personajes. Estas virtudes son marcadas por la participación en acontecimientos relevantes, inherentes a la raza humana. Dichos acontecimientos se circunscriben en uno o varios lugares emblemáticos del planeta. Su estructura carece de parte refutativa aunque algo de ella permanece mentalmente flotando alrededor de las ideas que se desprenden de las palabras y se pierden al instante por culpa los nuevos acontecimientos que se suceden. La inmediatez y volatilidad de las ideas son una característica fundamental que ayudan a comprender, si se quiere un poco, el fenómeno de la post-mentalidad.

Comparaciones odiosas:

Históricamente, cuando la alabanza era a una persona, la demostración debía elogiar sus virtudes pasando por la infancia, educación e hitos importantes de la vida del personaje en cuestión. Cuando la alabanza era a un lugar, debía siempre hacerse un recorrido histórico, ponderar sus monumentos, personajes históricos, características especiales y finalmente destacar los elementos actuales. Si se trataba de una efemérides, se debía hacer un relato histórico de los acontecimientos que la hicieron importante, justificar por qué lo es en la actualidad y por qué se ha de recordar en el futuro. En este tipo de discurso, el orador quedaba en un segundo plano salvo que éste haya sido parte de los acontecimientos que se relatan.
En un panegyriko post-mental toda alabanza particular a una persona, efemérides o lugar, se mezcla en una sola alabanza general, es un combo en movimiento continuo de puro relato imaginario que levanta tanta polvareda que confunde el paisaje, enturbia las ideas y dispersan las palabras dichas anteriormente.

En lo que concierne al epílogo, en el discurso panegyriko griego, incluía todo tipo de figuras retóricas relatadas con estilo desmesurado. La declamación debía ser exagerada, teatralizada y con todo tipo de adornos gestuales, tonos de voz exultantes para ensalzar al personaje o acontecimiento. En ésto, un panegyriko post-mental no cambió nada, sigue siendo una diarrea verbal llena de florituras mancomunadas al héroe de la historia.

Para acabar:

En resumidas cuentas, un panegyriko post-mental es un simple un discurso literario manipulado, coercitivo, tramposo generado por un orador anónimo dotado de una increíble imaginación y que mediante juegos de palabras, expresiones poéticas, comparaciones tendenciosas y musicalidad exuberante te quita de la zona de confort a escobazos para que los acontecimientos relatados hagan mella en tu intelecto al menos por un rato. Todo lo que se cuenta es verdad y resulta creíble pero siempre dentro del contexto verbal, gestual y musical, si se sale de ese contexto, sería un vulgar desvarío de verborrea sin sentido y de mal gusto.

Ya puestos y hablando de vulgarizar, sin ánimo de subestimar al lector, lectora, (o ambos) que atienden a estas palabras, en este mismo instante a tu mente “se le caen” ideas porque nacen otras, que inmediatamente se vuelven a caer y se dispersan, así todo el tiempo… La inmediatez y la volatilidad de la post-mentalidad no es por falta de ideas, sino por la incapacidad de mantener una buena idea en firme.

Al grano…

En esta web te presentamos, por única vez, tres ejercicios apócrifos de panegyrikos post-mentales presentadas en tres libros de tres relatos breves cada uno. Prepárate y si tienes ganas (antes de que te disperses y te vayas a cazar pokemones), sigue estos hiper vínculos para viajar fugazmente hacia ellos:

PANEGYRIKON
Panegyriko epidíctico post-mental
HUMORES VÍTREOS AZULES
Ficción sólida
FLUXIONES VISCOSAS MAGENTAS
Ficción líquida
LAPSUS VOLÁTILES NARANJAS
Ficción gaseosa

Desde luego y no nos cansaremos de aclararlo, estos escritos de G. Z. bajo la dirección y coordinación de CGDR, estarán publicados con su autorización bajo la licencia creative commons con la siguiente salvedad: no se permite un uso comercial de la obra original, ni la generación de obras derivadas con sus siglas (by-nc-nd), esto significa que seremos fieles a sus deseos de compartir estos textos con todo el aquel ser vivo del Hyper-Lunio que sepa leer, pero velaremos por que se respeten sus derechos de autor. Te vigilaremos maldito ladrón de ideas inmediatas post-mentales. Sabemos que estás ahí a la espera de que una buena idea de otro ser vivo (más vivo que tú), se caiga para usarlas en beneficio propio…

A.D.R.

Tunelbanna 4

Época J20000

Hyper-Lunio Zulu

Comparte esta página en las Redes Sociales
Google PlusLinkedInVKPinterest